Te quiero, lo que pasa es que no te aguanto.

Parece que mucha gente no es capaz de distinguir entre una cosa y otra.

Puedes querer a alguien un montón, puedes hacer lo que sea por ella, y si le pasa algo serás de los primeros en acudir en su ayuda. Pero en la convivencia diaria… no es que no lo lleves bien, es que ya no puedes más.

Lo peor de esta situación es que la persona amada, en su pequeña fortificación, ve totalmente impensable el echo de que se le ame y odie a partes iguales, para ella solo hay amor, y cada una de las discusiones que se producen, solo son meras anécdotas, está tan, tan acostumbrada a discutir, a reñir y a imponer su única voluntad que ni siquiera es capaz de considerarlo importante.

Para ella es casi como una forma de comunicación sencilla y normal.

Luego no entiende la apatía de la otra parte, y en su total ceguera, piensa que habrá tenido un mal día en el trabajo, que habrá discutido con un compañero, que ha perdido algo importante, cualquier cosa, menos el simple hecho de que hace menos de media hora han estado gritándose.

Cuando no eres capaz de sentir la empatía suficiente, como para saber que estás haciendo sufrir a una de las personas que más te quiere y que más quieres, todo terminará en tragedia, si no eres capaz de verlo.

A partir de ahí, cualquier cosa que la otra parte haga para defenderse, de las continuas peleas y de ese ambiente, a ti te vendrá totalmente sin previo aviso, aunque la situación se haya prolongado sin tregua durante años, cuando la otra parte trate de escapar, y al final lo consiga, lo considerarás la mayor traición sobre la faz de la tierra. Es posible que nunca lo puedas perdonar, es posible que nunca lo olvides, y para mantenerte fiel a tu carácter, torturarás a la otra parte toda su vida, por esa traición sin sentido que te perpetró.

Así es el amor, egoísta, interesado y egocéntrico y una vez más, te ha dejado tirado.

Ya sabes, en toda historia hay tres puntos de vista, el de uno, el del otro y la verdad.

Saludos,
YoMisma

14 comentarios:

Capitán Clostridium dijo...

Para estos casos siempre recomiendo una canción:
http://www.youtube.com/watch?v=tE49OQdRFBc

maba dijo...

me quedo con la última frase!!!!! me encanta!!

pero no sólo para el amor..para todo!!!!!!

y la canción del Capitán Clostridium, por supuesto! (no sé si es el vídeo en el que saca a una chica al escenario pero es que si yo fuera esa chica....bufff)

besos

Laia... dijo...

La convivencia es tan difícil, sobre todo cuando no escoges a las personas...

YoMisma dijo...

Sobre todo es eso Laia, cuando no las eliges y estan convencidas de que todo va bien...

La última frase es de esas cosas que oyes una vez y te convencen para siempre, a mi también me gustó mucho, maba.

Capitán, gracias por la cancion.

Saludines,
YoMisma

Javi dijo...

Es cierto que el amor es egoísta, pero claro, es normal que así sea, al fin y a al cabo si tu no eres feliz no puedes hacer feliz a nadie.

Y la última frase..., pues siento decir que no estoy de acuerdo. Existen dos verdades, cierto, las verdades de las partes implicadas. Pero una verdad absoluta en esos casos no hay, cualquier periodista te dirá que la objetividad o la neutralidad no es posible. La "VERDAD" como tu dices es neutral, y siempre que hay algo neutral has de pensar -"¿Neutral en contra de quién?"

De todas formas en estos casos saber lo que ha pasado es inútil, lo valiente es lo que tu has hecho; darse cuenta de lo que ha pasado.

Un saludo y ánimo.

Nais dijo...

Vaya YoMisma gracias por manifestarte en mi blog porque asi he podido encontrarte y me gusta lo que he leido en tu blog.
Pareces muy interesante y volvere a visitarte.
Un abrazo enorme.

Claire dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Nunca me había planteado lo de la empatía, pues es verdad que en la convivencia las discusiones acaban convirtiéndose en algo normal y una está tan feliz y tranquila sin ni siquiera imaginar que el cónyugue pueda estar harto... dá que pensar :-) Saludos.

Ros dijo...

asin es... lo jodido es que nunca estás en el punto de la verdad, solamente en uno o en otro lado...

Elisabeth dijo...

llevas toda la razon ,,,,jajajajaj


besitossss

Casteee dijo...

Las peleas pueden llevar al desgaste del amor... de que sirve llevarse dos días mal y uno bien..., por lo menos a mi eso no me compensa.

Para mi el amor: es querer a otra persona desde el respeto con todas sus cualidades y defectos. La convivencia es complicada ya sea con padres, hermanos, amigos, parejas..., lo importante para llevar una armonía es la tolerancia y el respeto.

Gracias por pasarte por mi blog..., me ha gustado muchisimo el tuyo^^

Besos

Menda. dijo...

Llevas mucha razón. Lo malo es tener que elegir entre las tres verdades. Un saludo, y gracias por la visita a mi blog.

Trepamuros dijo...

Cierto es que si uno es el que da el paso será considerado por la otra persona como la traicionera injustificada. Lo que no entienden ni quieren ver es que en realidad son ellos los que traicionan, haciéndote un daño tan grande que te lleva a tener que abrir los ojos y decirles adiós por tu propio bien. Se crean su propia película donde ellos tienen razón y tú no. Me ha tocado vivirlo con una ex y con mi padre, en ambos casos todo hay que decirlo, se aprende un montón.

Buen post.

Srta.Marta dijo...

Quiero (y mucho) a una persona de mi vida en concreto y no podría compartir mi vida con ella... imposible... mucho rato con ella me enferma, demasiado vanidosa, demasiado egocéntrica, demasiado egoista (y lo peor, va de todo lo contrario)... Y ahora que lo pienso... ¿de qué me enamoré yo?

Armandozzz dijo...

me ha gustado mucho este post.. ademas estoy contigo..
bss