El Santo

Si la maldad absoluta, o en este caso el vago supremo me enerva, su antagonista absoluto, o el Santo, me saca de quicio a partes iguales.

Ya conté que tengo un compañero que no trabaja aunque le paguen (Irónico, lo sé) Para que se entere de cómo se hace su trabajo, su jefe, el Santo, se pasa las horas muertas explicándole las cosas como si tuviera cinco años y fuera tonto de remate.

Los resultados, desde mi perspectiva, no se ven aparecer después de dos meses.

El Santo es un prototipo de persona que tiene la Paciencia Infinita entre alguna de sus virtudes, incapaz de imponerse y hacerse respetar, nunca, nunca te mandará a la mierda ni te dirá incompetente, más bien se quedará allí a tu lado, haciendo tu trabajo.

Sé que le sienta mal, a veces se cruzan sin querer las miradas y pareces ver al fondo el despertar de una explosión apocalíptica, pero es posible que solo sean las ganas que tengo yo de que aparezca, porque luego a la hora de la verdad, lo único que hace es coger una silla e irse a sentar con Cara de Tonto. Para repetir por milésima vez, todo lo que el otro, a estas alturas del cuento, debería dominar.

Si alguien que está todos los días poniéndote la zancadilla es perjudicial, lo es y mucho más, que te toque a tu lado un Santo. Alguien que intenta boicotearte a todas horas, hará que despierten tus reflejos, que estés alerta, que espabiles y que a la fuerza, termines previendo sus movimientos y actuando en consecuencia.

Si te miman, si te tienen entre algodones y nunca tienes que tomar una decisión, si todo se te viene dado, si sabes que nada malo te va a pasar, y todo lo que quieras lo tendrás en tu mano, te volverás débil y dependiente de tu Santo particular, llegado un problema real, solo te quedará llorar y pedir ayuda, porque en todo este tiempo, es lo que has hecho y te ha servido de sobra.

El problema de los Santos es que no son omnipresentes, y tarde o temprano, terminan dejándote solo, es ley de vida, o ascienden, o cambian sus competencias, o se van a cualquier otro sitio, cuando realmente estés solo, y no encuentres otro Santo que te acune y te diga que nada malo te va a pasar, es cuando realmente tendrás un problema, porque casi nadie es un Santo, porque nadie cuida de los demás como si fueran sus hijos, porque hay mucha gente dispuesta a cargarte con culpas propias o ajenas, con tal de que sus culos no estén en peligro.

Porque la santidad es tan escasa como la suprema Cara de Tonto que te acompaña, menos mal que tú no tienes vergüenza ni la conoces, si no, el hecho de que te quitasen a tu Santo te podría afectar, pero ni siquiera eso, pasas, seguirás en tu actitud, esa actitud tan tonta, que no te permitirá ni siquiera reconocer o agradecer a tu Santo, todo lo que ha hecho por ti.

Saludos,
YoMisma

18 comentarios:

Lara dijo...

Pues no me gusta nada el papelito de santo pero el post si me ha gustado mucho ;)

M dijo...

Yo estoy segura de que los Santos al final acaban explotando, no puede existir la paciencia infinita! Un besazo!

YaS dijo...

Que si hay Santos que serán Santos para siempre, yo que te lo dig, aunque esos santos pueden tener un caracter que da miedooooo

Besootes y feliz semana

si, bwana dijo...

Yo debo de ser uno: le pido todos los días a mi nieto que recoja su cuarto y no me hace caso; en la cola del super siempre se me cuela una señora con mucha prisa (pero que luego está diez minutos buscando en su monedero) y no me enfado.

kurt dijo...

me recuerdas a frank grimes

maba dijo...

yo no puedo con los santos..

besos

Inagotable dijo...

Tanto el vago como el santo se pueden ir cogiditos de la mano xD

La Queli dijo...

El vago lo que es , es un caradura de cuidado, y como el santo se lo permita, le quitará hasta el puesto.

Qué lástima que esa gente siempre encuentre a alguien que les saque las castañas del fuego. Tienen suerte los jodios..... aunque, " a todo cerdo le llega su San Martín"... o al menos es la esperanza que le queda al ciudadano medio.

Equipo biofrutas dijo...

Santos que yo te pinte
Demonios se tienen que volver

Claire dijo...

El santo lo que es, es un inocente por no darse cuenta de que el otro es un vago empedernido. Cuánta gente con la cara dura hay por ahí suelta... besitos.

Capitán Clostridium dijo...

Yo soy un poquito Santo,... y, por cierto, solo. Echo de menos el tener compañeros.

Artabria dijo...

Pues mis jefes no es que sean santos, es que son unos cobardes. Tengo una compañera de trabajo que no pega palo al agua y como además estuvo meses de baja por depresión nadie le dice nada........y quien hace su trabajo??? Pues el resto de las compañeras.

Jose dijo...

La verdad es que es triste, pero llegara el momento en que no estara y al primer momento de colapso se vera toda su incapacidad.

Entonces, cuando quede en evidencia, solo habra dos opciones: Que se ponga las pilas o que ya no le haga falta ponerselas...

Estaria bien que Santo se diera cuenta, y le dejara solo en alguna para ver hasta donde llega.

Panpoxi dijo...

Cierto que el Santo pone de los nervios, pero aún así, me quedo con él antes que con Cara de Tonto.
Todo el mundo tiene un límite, no?

Puede que en algún momento se le agote la paciencia al Santo... si ocurre, mantennos informados!

Fiebre dijo...

¿Sabes que eres un poco japuta?

Me estoy planteando muchas cosas del curro que jamás se me hubieran ocurrido. Puede que los Santos, no sean tan Santos. Puede que hasta te expliquen las cosas a medias con esa paciencia infinita, (aunque no seas vaga y te huelas que tienes información incompleta,) para que siempre "les debas el recurrir a ellos".
¡Ainsss qué joía!
Te juro que me voy a empezar a fijar en un par de personas que tengo en mente...

dintel dijo...

Jajajajaja.

Laia... dijo...

Nadie es tan bueno que no pueda decir basta ...

YoMisma dijo...

El Santo es de mi devoción, trabajé mucho tiempo muy cerca de él, y me ayudó cuando pudo y lo veo bastante buena gente, solo espero que salte, porque es el mejor de su equipo y ayudando al Cara de Tonto solo perjudica al trabajo general.

Una penica...

Saludines a todos,
YoMisma