Amigos, pero el burrito en la linde.

Esta era una de las frases más dichas por mi abuelo, sostenía que era genial llevarte bien con los jefes que hubiera confianza y tal, pero que nunca se te tenía que olvidar que realmente son tus jefes.

Cuando eres jefe, y tienes más responsabilidades, y no eres un mal jefe, te gusta llevarte bien con tus empleados, que se sientan libres para decirte que es lo que les afecta o llevan mal, y ayudarles en la medida de tus posibilidades.

Como buen jefe incluso puedes aceptar órdenes de tus subordinados, porque a ellos les falta tal o cual cosa y no lo has hecho antes, o no sabías que lo necesitaban, bueno, más que una orden en si, es que te lo dicen y tú lo haces.

Pero al fin aceptas más trabajo y tienes que organizar a más personas. Por lo cual si llegado el momento, uno de tus subordinados te trata como un igual y se permite el lujo de increparte y regañarte, por muy patán que seas como jefe, ya no te va a hacer ninguna gracia.

Mascota se columpió ayer, yo soy su jefa, soy la jefa de la manada y sobre todo soy su dueña, la quiero un montón y la mimo, por supuesto, como un buen jefe quiero que los seres vivos que viven conmigo sean felices.

Estaba peinando a Mascota, como más que un perro parece una oveja, la tarea suele ser ardua y larga, al menos una hora, suelo dejarle su hueso especial para morder, así ella por un lado está mordiendo su hueso y por otro yo la estoy trasquilando y tal, ella suele estar bastante convencida e ignora casi el tema de la peluquería.

Y todo transcurre en paz y armonía.

En esto que tiene una cosa negra en una pata, creo que un chicle, e intento mirar a ver que narices es eso, en esto que el perrillo me gruñe, seguía comiendo el hueso, pero me advierte… ¿Qué me advierte a mi qué? ¡Juajua! El resto de la sesión de peluquería transcurrió con caras largas por parte de las dos, sin hueso y con Mascota súper quietecita, tengo que decir que así es más fácil peinarla que con hueso, pero prefiero que esté entretenida que aburrida sin moverse.

Pero vamos, fue su decisión, somos amigas, de las mejores, pero yo soy la jefa de la manada, y eso no se me discute, por eso asumo las responsabilidades de alimentación e higiene de mis seres vivos, y por eso espero que al menos se me trate con respeto.

Saludos,
YoMisma

14 comentarios:

Claire dijo...

Jejeje.. es verdad. Hay que tener mano firme cuando es necesario, que si no luego "se te suben a la chepa" ya sean animales, niños o empleados. Lo de llevarte bien con tu jefe está muy bien, pero siempre y cuando no olvides que es tu jefe, y que si las cosas se tuercen... hará de jefe. Un abrazo.

Capitán Clostridium dijo...

El mío mordió a mi padre por quitarle un caramelo de las pezuñas...

Y a mí..Una vez me mordió y casi me destroza la mano. La culpa fue mía, lo intenté agarrar y no se deja abrazar, para él es una humillación. Me avisó, seguí y ¡zas! Allí que me pilla bocado y fue apretando, poco a poco, más. Y no me soltaba. Me puse nervioso, tenía mi mano cogida e iba perforando de entre los dedos... Intenté quitarla y fue cuando apretó muy fuertemente, hundiendo el colmillo. Y fue cuando empezó a ladrar mientras masticaba mi mano que creció por segundos. Se me puso como una bota de beber, hinchada y morada. Cuando el animal se dio cuenta comenzó a llorar y darme besos.. Ya era demasiado tarde, el boquete principal era asquerosamente profundo y no paraba de sangrar. Y ya no me dolía. Fui a urgencias, me hiceron la cura y me plantaron la antirábica (aunque el señorito está vacunado de todo). TUve la mano fatal una semana. Afortunadamente no me afectó a ningún tendón y la movilidad no la perdí. Pero no me pudieron coger puntos, porque las mordeduras de perro no se pueden cerrar. (eso dijeron). NAda, yo lo quiero mucho, pero para mí no es el que era. Le tengo miedo.

Siento haberos contaros esto, pero me acabo de acordar. A veces, no entienden de jefes porque siguen siendo animales, por mucho que los queramos y queramos humanizar.

Rebeca dijo...

joer CAPI, todo era tan tierno hasta la historia de tu mano! aunque tienes razón, a veces tratamos de humanizarlos y nos olvidamos que son animales, de la misma manera, que a veces ellos son mucho más que ciertos comportamientos nuestros muy animales.

YoMisma dijo...

Lo siento mucho Capitán, la verdad es que tuvo que ser un trago...

Es normal coger miedo en esos momentos, Mascota es perrito patada, espero que no se me sublebe.

Entiendo que no pueda ser lo mismo.

Saludines,
YoMisma

Inner Girl dijo...

A mí me encantan los perros aunque no puedo tener ninguno... Por eso pregunto desde la ignorancia: ¿cómo sabías que Mascota ponía caras largas? ¡Eso me ha hecho mucha gracia!

YoMisma dijo...

Vale...

Ya sé que la personalizo más de la cuenta... XD

Caras largas es cuando ya no saca la lengua y te mira como el perrillo del anuncio de él nunca lo haría.

Mira con la cabeza gacha o algo parecido... Es dificil, llevo con perros desde los doce años, hay veces que incluso le noto que está maquinandillo, o tomando decisiones... :S

Sé que tengo un problema... la naturaleza me habla!!

jajaja

Saludines,
YoMisma

Saltinbanqui dijo...

Yo no veo nada raro en tu relacion con los perros. Tengo perro hace muchos años, solo si tienes uno, es cuando realmente te das cuenta de lo listos que son los jodios.
Con el gato llevo menos tiempo y no para de sorprenderme el cabroncete.

:)

Capitán Clostridium dijo...

A pesar de todo, le dediqué mi quinta entrada.

http://circuloscerrados.blogspot.com/2009/05/solo-soy-una-persona_08.html

Espero que la disfrutéis. Es tan lindo...

Capitán Clostridium dijo...

Ah, que esa "personita" no es un pastor alemán, pero la boca la tiene de pastor alemán... Tanto el ladrido, como el tamaño de sus colmillos y molares. :$

Yandros dijo...

Te comprendo perfectamente; nosotros tenemos dos perros y dos gatos. Con mi mujer hacen lo que quieren. Conmigo no. Les queremos igual. Pero ellos le quieren más a ella. La ecuación está clara, yo, por gruñón, al banco del olvido jajaja
Bueno si que me quieren un poquito
Y mi mujer también ajjaja
Saludos perrunos

Inagotable dijo...

Pues casi casi como los niños, si les dejas pasar una agárrate a las siguientes :S

Wenanena dijo...

Que capacidad tienes para valorar el estado de ánimo de tu perro jajaja, me mondo. Pobrecito... ahí tan indefenso y tú erre que erre de jefota. Animalito... me encantan los chuchos.
Besos guapi.

La Queli dijo...

A mí me encantaban los perros hasta que un día, cuando mi hija tenía 14 meses, la mordió el perro de mi marido y casi me la desgracia la cara. Fué un shock tremendo, y ahora casi no soy capaz ni de acariciarlos, solamente cuando son cachorritos.

El caso es que ahora tenemos una mezcla entre pequinés y ratonero (o algo así) y bueno es muy gracioso, y en cuanto me ve se vuelve loco y me lame los pies.... el muy jodido perro se ha ganado mi corazón, pero con ciertas reservas. Que como dice tu abuelo.... el burrito en la linde, ajajajajajajajaj.

Raquel dijo...

Pues anda que es bueno tu perro. Yo tuve una hace unos años a la que llamábamos "la niña del exorcista" porque cuando le daba el punto demoníaco había que salir corriendo de su lado. Tengo las manos llenas de cicatrices de sus mordidas. Lo de tocarle las patas no podías ni imaginarte lo que suponía. En fin... es una larga historia. La perra estaba muy mal criada y cuando llegó a nosotros hicimos lo que pudimos con ella. La perrita que tengo ahora sí que es un cachito de pan. Más buena... Un saludo, gran jefa YoMisma.