Una adicción como cualquier otra.

Fumo, pero no es eso.

Últimamente me estoy picando desastrosamente con las compras online, soy de género más que vago y holgazán juntos, me gustaría no moverme del sofá nunca, si eso incluyera servicio de autolimpieza, pero no es así, así que me levanto, porque necesito la pasta para sobrevivir, curro y hago cosas de persona normal.

De un tiempo a esta parte, desde que me mudé, concretamente, tengo que andar 15 minutos hasta que encuentro los primeros vestigios de vida, cosa que para mis hábitos de no moverse, es una gran pérdida de tiempo el echo de que no veas nada durante 15 minutos, ni a la ida ni la vuelta.

Todo empezó de una forma tonta, me registré en la web de mi supermercadoDeTodaLaVida y a los tres días me mandaron un mail con que me regalaban los gastos de envío. Era mi primera compra online, compra de verdad, de esas que si no llegan ParejaEstable me miraría con cara de “te han engañado”, pero me arriesgué con una tímida compra, para ver que tal el servicio.

Meses después hago la compra mensual por ese sistema, con impresionantes resultados, lo mejor es asomarse por la ventana a esperar que el señor en cuestión venga con el carrito cargado de víveres… una emoción.

Pero eso no era suficiente, al fin y al cabo una compra online a una gran empresa, es suficiente segura, y no tiene mucha emoción, con el tiempo no sientes el temor de que te vayan a timar ni na…

Siguiente nivel, ebay, ya tengo mi reputacioncilla, hago una transferencia bancaria, sin ninguna protección de compra, siempre esperando que el vendedor se asuste ante un voto negativo, por ahora creo que lo más caro que he comprado ha sido un algo de 50 euros, y no he tenido ningún altercado.

Siguiente nivel, segundamano, y aquí si que no hay protección alguna, al menos con lo que me da por comprar a mi, no puedes hacer mucho si la cosa te sale mal, tampoco lo sé muy bien porque por ahora no me han estafado. No sé si tendrán un sistema para acusar de fraudulento a un usuario al que le has hecho un ingreso y del que no has recibido nada a cambio.

Les busqué un perro a mis padres por este medio, paga a un extraño en su cuenta, confía en la agencia de transportes, esta me cae fatal, créete que las fotos de los perrillos que tiene en el anuncio son realmente los suyos, y que no te meta cualquierCosa en la caja. Este era mi mayor temor, porque nosotros adoptamos lo que sea que pueda entrar en nuestro amplio grupo de mascotas, y si llega a meter una cabra de los pirineos, nos la quedamos, fijo. Y luego, cómele el tarro a tu padre para que acoquine la pasta al señor vendedor de la mascota, los gastos de portes, las vacunas que trae puestas… Les dije que era seguro, que me podían engañar pero la gente no suele hacer esas cosas, es lo que pretendo creer, pero vamos, hasta que no ves al bicho, no eres capaz de creerte tus propias teorías sobre la humanidad… :S

Pero vamos, para mi es como el puenting, pura adrenalina, pendiente del movimiento de paquetes, de pagos y de pujas, de anuncios y transferencias.

Y ahora que por fin tenemos el perro… ¿Qué más compro yo?

Saludos,
YoMisma