Mi Abuelo

Hoy creo que he soñado con mi abuelo, no sé si ha sido exactamente esta noche o es el recuerdo de un sueño de otro día, pero me he levantado echándolo increíblemente de menos, ya hace bastante que murió, cinco o seis años creo, no me gusta recordar esas cosas.

Hacía mucho que no hablábamos con él, solo cuidábamos de su cuerpo, incapaces de admitir que era lo único que quedaba, creo que lo perdimos, o nos perdió, un año antes de que realmente se fuera. Nos perdió con el resto de sus recuerdos y su vida, cuando al fin de cuentas, todo eso solo son unas pocas conexiones de neuronas, nos miraba y sonría, y sabíamos en el fondo, que aunque no supiera quienes éramos, aunque no nos recordaba, en nuestras caras estaba lo familiar de su vida, las caras de sus padres y sus abuelos, la de su hermana, también se encontraba en nosotras y él era feliz mirándonos.

Mi abuelo fue genial, un padre coherente y una abuelo que no te mimaba, bastante difícil de encontrar, y que si tenía que darte un azote por trasto, no se excusaba en chorradas como que para lo poco que te ve, no va a regañarte encima. Quería que fuéramos buena gente, no que estuviéramos todo el rato riendo.

Su corazón se sostenía con la felicidad que después de tanto tiempo fue capaz de agarrar, y se aferraba a ella con todas sus fuerzas, solo pedía que nunca nos pasara nada malo, que nunca nos pasara nada malo mientras que él estuviera vivo. Enterró a demasiada gente, demasiado pronto, y tubo años de una gran soledad y tristeza, solo pedía ser el siguiente, no quería ir a más entierros, de esos que te parten el alma.

Y lo consiguió, nos quedamos sin él, con la tranquilidad de no haberle dado ningún disgusto y la alegría de saber lo orgulloso que se iba, de que al final de su vida, la cuenta, le quedó extremadamente positiva.

Al fin y al cabo es lo único, que sopesando, puedas confirmar, que te quedó bien, y que lo bueno gana con creces a lo malo, por muy malo que esto haya sido.

Saludos,
YoMisma