Todo Mentira

Voy a luchar, voy a vivir, voy a olvidar
El dolor, el dolor.
Voy a querer, quiero sentir, siento poder
Porque puedo aguantar sin ti.
Lástima de amor,
Lástima de amor,
Lástima de amor
Confundido con ambición,
Al fin lo podemos entender
Tú y yo.
Cínica moral, ansia de poder
Más allá del mal, más allá del bien.
Tengo que olvidar eso que aprendí.
Menos el amor era todo mentira.
La felicidad, mágico glamour,
Arte, libertad, fama, juventud.
Tengo que olvidar eso que aprendí.
Menos el amor era todo mentira.
Eso que ves, (todo mentira)
Olvídalo, (todo mentira)
Es al revés, (todo mentira)
Piénsalo, piénsalo.
Decide ya sin ser sentimental
Quién te ha dicho la mentira o la verdad.
Decídelo. Sólo tú. (Mónica Naranjo, Tarántula, 2008)

Alguien me ha contado que los blogs personales también son susceptibles de publicidad, que cómo no me he dado cuenta, que solo consiguen la confianza del lector para luego comentar productos, otra vez he vuelto a caer en esa tonta costumbre que tengo de creer en lo que dice/escribe la gente, jo, que lindo seguir siendo tan ingenua como cuando era joven, no me afecta la edad.

Así que me quedo con eso, con las últimas dos líneas del fragmento que he copiado, y como en cualquier deducción, tomo como verdaderas, primero: que soy capaz de distinguir la publicidad, nací a finales del siglo pasado, llevo toda la vida viendo anuncios, y a veces incluso me entretienen más que la programación. Segundo: creeré en vuestras “verdades” y a las malas, os rindo un pequeño homenaje por la capacidad de invención y lo bien que expresáis los sentimientos. Supongo que lo mismo me da leer un libro que un blog, y a los escritores no les echo en cara que nunca en su vida hayan echo viajes apasionantes o no hayan visto realmente una bruja o un vampiro.

Saludos,
YoMisma