Se lo merece

Y lo sabes, lo reconoces para tu foro interno, y estás convencido sobre cual será la mejor de las venganzas, la traición se puede realizar de muchas maneras, y no admite grados, una traición lo es y punto, y ninguna se debe perdonar, aunque, por supuesto, algunas tengan una pena mucho menos favorable para el infractor.

Si te traicionan, tienes tres opciones, justificarlo y aguantarlo, luchar por evitar la traición, una vez justificada, o simplemente el ojo por ojo, irte, desaparecer, pero infligiendo el mismo daño al que has sido expuesto, tal vez un poco más, al fin y al cabo es venganza, no existen medias tintas en esto tampoco.

¿Quieres luchar o permanecer llorando en las sobras?

Saludines,
YoMisma

12 comentarios:

Kobal dijo...

Yo soy partidario de luchar y tomar venganza si la traición lo merece.

un saludo

Yo dijo...

Buena pregunta esa, yo creo que al principio diría luchar!venganza! Pero seguro que con el paso de los días,diría: no te mereces ní eso!

un besito

Equipo biofrutas dijo...

El daño está hecho y la traición no resarce a las víctimas. Lo único que las reconforta es la entereza es no ponerse a la altura de su verdugo, no devolver con la misma moneda, no cambiar su manera de pensar por algo externo, no sucumbir a la provocación, no hacer algo por reacción.

that´s my opinion

(y así me va, claro)


Dry

YoMisma dijo...

uff! Equipo Biofrutas realmente es una gran opinión, y posiblemente seas más fuerte haciendo algo así, pero ya sabe cuanto más buenos somos, más tontos nos consideran y si alguien ha roto aquello por lo que has luchado, debería tener una consecuencia, al fin y al cabo no a todo el mundo le duele la dignidad de una victima.

Saludines ^^,
YoMisma

Tanais dijo...

Reconozco que a veces he tenido mala uva y he deseado hacer el mismo daño que me han hecho, lo que pasa es que en mi caso soy super panoli y al final todo era palabrería.

Al final lo mejor es tomar nota y pasar de esa persona.

Anónimo Conocido dijo...

El error está en querer provocar dolor cuando te causan dolor. Uno no "se hace el digno" para dañar al otro, sino para conservar la dignidad.

Si te han dado una puñalada en la espalda, el mal está hecho. Simplemente pon a esa persona en la lista negra y si en algún momento de tu vida tienes una oportunidad de hacerle un gran favor, no lo hagas.

PD: Tampoco permitas que los demás no sepan cómo te la ha jugado. No por venganza, sino por respeto a los demás, que sepan con quién tratan.

Anónimo Conocido dijo...

El error está en querer provocar dolor cuando te causan dolor. Uno no "se hace el digno" para dañar al otro, sino para conservar la dignidad.

Si te han dado una puñalada en la espalda, el mal está hecho. Simplemente pon a esa persona en la lista negra y si en algún momento de tu vida tienes una oportunidad de hacerle un gran favor, no lo hagas.

PD: Tampoco permitas que los demás no sepan cómo te la ha jugado. No por venganza, sino por respeto a los demás, que sepan con quién tratan.

Inagotable dijo...

Digo yo que dependerá de aquello que se adapte mejor a tu conciencia. Hay quien se satisface con el ojo por ojo (sobretodo en caliente), otros que piensan que el tiempo pondrá las cosas en su lugar y se resignan, y los que prefieren la venganza a largo plazo en plato frío.

No obstante, todo el mundo debería estar en conocimiento de las puñaladas que realiza dicho individuo.

Martha dijo...

Habrá quién necesite vengarse para volver a sentirse bien, y habrá quién preferiera no ponerse a la altura del otro para seguir estando agusto consigo mismo. Ninguna de las dos opciones son malas...y menos antes una traición. Ante eso, cualquiera es libre de reaccionar como le de la real gana. He dicho. ^^

Besicos!

M dijo...

Yo creo que lo mejor es largarse ante la traición. Estoy en contra de hacer daño (aunque a mí me lo hayan hecho) y tampoco me quedo llorando. Con la gente así no merece la pena gastar ni 1segundo planeando venganzas...

Sil dijo...

Una traición duele más o menos dependiendo de quién sea la persona que la ejecute. En cualquier caso, no soy ni partidaria de vengarse ni de hundirse en un rincón. Mi conciencia es tan importante como mi amor propio.

Besetes ;)

zanawsina dijo...

Qué escalofrío me ha dado tu nick, jajajaja. Un placer, por cierto.

Yo soy más de poner la otra mejilla... No se puede hacer daño a las rocas.