¿A quien quieres más? ¿A papá o a mamá?

¿Alguien cree que hay pregunta más cruel en el mundo? Que le lleguen a un niño que acaba de aprender a hablar, con la pregunta de a cual de sus progenitores quiere más… Y por supuesto, siempre delante de uno o del otro, y en algunas situaciones de los dos. Por muy poco que el infante sepa de la vida, sabrá que es la primera respuesta de su vida que le traerá problemas, porque hasta ahora cuando mamá le preguntaba si quería galletas o nocilla, había que elegir, pero esta pregunta no admite elección, la respuesta no está en la pregunta, tiene que andar un poco más allá para encontrarla.

¿Cómo que esa pregunta ha ganado tantos adeptos? ¿Podéis decirme alguno que nunca os la han hecho? ¿Qué se pretende cuando alguien formula una pregunta como esa a un niño?

Supongo que es el primer paso para llegar a ser mayor, para arrebatarnos la inocencia, para que empecemos a hacernos a la idea que no siempre vamos a estar seguros, que no todo es un sí o un no, porque es obvio que no es una pregunta con buenas intenciones la mires por donde la mires, es la primera pregunta que nos deja blancos y pensativos, es que entre y papá y mamá no se puede elegir… Son la misma cosa y si me presionas, son casi las dos únicas personas con las que me relaciono desde que nací, ahora hace dos, tres años como mucho… Pero claro, eso te lo preguntan cuando no tienes argumentos y se te queda cara de tonto, y es la primera vez que mamá, a la que llevas de la mano, tampoco te puede defender… Estas solo, ante la pregunta y la cara de entre risa y cachondeo de esa señora que ni siquiera conoces y de repente te cae fatal, sientes, no sientes odio, aún eres muy pequeño para eso, pero es posible que sea la semillita del rencor de adultos. Esa señora te acaba de sacar de tu mundo y te ha expuesto a la pregunta, respondes, y no respondes bien, la primera vez que te formulan la pregunta no se responde bien, luego viene la reacción de la señora fea, se ríe, se ríe de ti y tu madre le sonríe con una sonrisa forzada, es posible que sea también la primera vez que te sientes ridículo, sigues con mamá de la mano, al menos te sigue queriendo, se despide de aquella señora sin quitar esa sonrisa forzada y seguís caminando por la calle, se comporta igual, no se ha enfadado ni nada, es como si ese momento no hubiera existido para ella, pero a ti no se te va la angustia, te sientes raro y triste ¡Señora tonta!

Al llegar a casa, no se te va, y cuando encuentras a mamá parada te acercas a aclarar el asunto, necesitas saber porque esa señora se ha reído de ti, y porque mamá estaba rara… Por esas edades tampoco tienes sutilezas, formulas la pregunta desde el corazón, todo preocupado, mamá sonríe y te explica, que hay gente tonta que hace el tonto, con esa gente solo hay una respuesta para que no se rían, es una pregunta trampa hecha para reírse de los niños, es la conclusión que sacas después de que te lo explique mamá. Y sientes un alivio enorme, por haberte enterado y comprobar que mamá se ríe y te sigue queriendo.

Ya no te volverá a pasar, para la siguiente vez estarás preparado y contestarás justo con la respuesta adecuada, que aunque ahora la ves natural y fácil, en aquel momento te pilló totalmente indefenso para encontrarla.

Es la primera vez, la primera vez que notas lo ridículo de las personas y que chocas de frente con una situación en la que te meten simplemente por diversión, a lo largo de nuestras vidas nos pasará un montón más de veces, y posiblemente no esté mamá para darte la mano mientras respondemos, pero al menos seremos capaz de asemejarlo, de compararlo y sacaremos por supuesto la misma conclusión “Que hay personas tontas, que hacen el tonto y formulan preguntas trampas para reírse de los demás”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Paula hay que ver seguro que te han hecho esa pregunta con 20 años... de pequeños siempre tenemos claro que vamos a querer más a uno que otro... a la persona que se encarga de regañarnos lo vamos a querrer menos... no nos vamos a quedar en blanco sin saber que decir y sino tu misma coge a cualquier niño de 4 años y dile que a quien quiere más no tardará ni 10 segundo en decir que a mama o a papa no se lo va a pensar ya que cuanto más pequeños menos se piensa en los resultados de nuestras respuestas... somos menos formales no estamos coaccionados por ambigüedades como, tengo que quedar bien, etc..

Así que tu misma ehhh :P

Paula dijo...

Que tu no hayas tenido corazón no quiere decir nada!! jajaja!! Pero realmente yo recuerdo eso, que dije que quería a mi papá y la señora se partió de risa, cosa que me mosqueó :P

Besos