Estrategia en tiempo real…

Es lo más complicado, la estrategia, en principio todos tenemos una forma de ataque y defensa, creamos las primeras unidades, que serán las que nos den los recursos para poder crea otras unidades que se encargarán del apartado militar, cuando la cosa ya va funcionando nos asentamos y hacemos que la vida de nuestros aldeanos sea mejor, y entonces nuestra civilización evoluciona, si todo sale bien, derrocaremos a todos los demás jugadores del tablero y ganaremos la partida, que al fin y al cabo es nuestro objetivo.

Todo es cuestión de estrategias, y hay muchas formas de jugar, hay que conocer al enemigo, y a las presas, el enemigo es aquel que nos puede quitar la victoria, y las presas son los imperios a los que queremos capturar, porque claro, en toda guerra hay partes que nunca serán doblegadas y otras que son fáciles de “captar”. También hay que tener cuidado con las alianzas, es más difícil hacer la guerra a una nación con aliados que a alguna que no los tiene.

Y sobre todo, todo, tienes que tener mucho en cuenta a quien decides tener de tu lado y a quien no, porque antes de ponerte en una situación hostil, deberías conocer un poco con quien te estas midiendo, simplemente hay reinos que nunca decidirán atacarte a no ser que tu empieces maniobras ofensivas, hay incluso reinos, que las mil primeras las consideraran “accidentes” aunque empiece a mosquear verte todo el día con la artillería puesta en sus murallas, pero pensará… “Ufff… Estarán repostando, irán a otro sitio”

Sigo sin entender como es posible que en pleno siglo XXI aún haya gente que piense que la mejor forma de vencer en la vida es esa “Derrocar a los enemigos, y doblegar a las presas” Sería genial, que simplemente se hicieran alianzas con aquellas personas que son afines a nuestros gustos y dejáramos en paz a los que no comparten nuestra forma de pensar, sería genial que nadie buscara nunca pelea, porque en el fondo una pelea es siempre eso, uno que ataca, y que encuentra que hay un punto en el que sus ataques serán tomados en serio.

Soy una nación pacifica, desde fuera de mis murallas y viendo a mis políticos, es posible incluso que se sospeche que ni tengo fuerza militar ni capacidad de negociación para salvar a mi pueblo de la humillación .Mis aldeanos son personas tranquilas que tardan mucho en catalogar a alguien de enemigo, y que siempre esperan que los demás tengan una razón para comportarse, aunque todo apunte a lo contrario. La verdad es que es una vida tranquila, no nos enfadamos más de un día e intentamos por todos los medios mejorar nuestra nación día a día, nos alegra hacer nuevas alianzas y tenemos un día que recuerda como la paz sigue hacía adelante, podemos parecer demasiado inocentes, dados los momentos que corren, pero… ¿y si no damos la imagen de que se puede conseguir? ¿Y si nuestros políticos no inspiran la esperanza de que puede ser cierto…?

Aún así, llegado el momento, en el que no se respeten nuestros derechos, en el momento que una nación ajena intente traspasar nuestras fronteras con intenciones de lucha, en el momento en el que se nos declare la guerra de frente, a todo lo que amamos, a nuestras costumbres, nuestra piedad será inversa a nuestras ganas de luchar y daremos la vida para que se nos permita vivir como hemos elegido.

Solo espero que estés a mi lado si alguna vez tenemos el desafortunado destino de tener que ir a la batalla.

2 comentarios:

Afaland dijo...

Ante la batalla, no dudes en contar con mis armas, que aunque no sea la fuerza una de las mejores, la maña y la astucia siempre ayudan, quizá no tanto a doblegar al enemigo, pero sí a no perder nunca la esperanza de que la victoria, tarde o temprano, llegará.
Solicitud de alianza lanzada.

Paula dijo...

Concedida.

Cualquiera en son de paz será bien admitido, y contigo ya contaba ;)