Valor.

Silencioso está enfadado, dice que en su empresa no le valoran, que está cansado de su jefe y que se va a buscar otra cosa, que ya no aguanta más, lleva con la misma canción demasiado tiempo, en el fondo está asustado, porque no es el mejor momento para cambiar de empleo, me ha dado su currículo para que se lo mueva.

Conozco a su jefe, y también al jefe de su jefe, y considero que Silencioso es un cobarde sin agallas que va a quedar mal solo por no tener el coraje de afrontar la situación, es muy fácil salir huyendo cuando las cosas se tuercen, buscar una salida a escondidas y un día das la noticia y pones los pies en polvorosa.

Es cierto todo lo que dice de su jefe, y es muy difícil de aguantar, pero el jefe de su jefe es un sol, y al menos él debería tener una opción para poder intentar arreglar la situación en la que se encuentra Silencioso, pero Silencioso no se la dará, es mucho más fácil huir y dejarlos a todos con el culo al aire.

Llega un momento, en el que no se puede seguir corriendo, hay que pararse, justo en este punto y luchar, y sobre todo intentar salir airoso de la lucha, si consigues el éxito, serás valorado, si no, siempre se sabrá que no has podido hacer nada más, al menos tendrás la certeza de haber hecho todo lo que estaba en tu mano.

Conocí a Silencioso en la primera empresa que trabajamos, se fue para buscar nuevos horizontes, anduvo en otra empresa durante 6 meses y al final volvió, porque se vivía mejor, luego me fui yo, solo para buscar algo más próximo con la calidad de vida que esperaba, llegada a cierta edad, los horarios podían conmigo y el desplazamiento era un caos.

Me dio mucha pena irme, me encantaba la gente y mis jefes eran geniales, pero mi salud física y mental ya no aguantaba más.

Silencioso está totalmente integrado con los compañeros de trabajo, todo está bien, todo menos un escalón en la cadena de mando, y en vez de intentar solucionarlo, intentar saltarse al escalón chuleta y fanfarrón, dará al traste con todo lo demás, compañeros, amigos y otros muchos jefes que lo respetan y valoran.

Él encerrado en su cabezonería y su cobardía, solo ve la injusticia, incapaz de admitir que existe otra cosa, incapaz de luchar contra el único impedimento que según su juicio le permitiría conservar a sus colegas.

Saludines,
YoMisma

8 comentarios:

Inagotable dijo...

Si es como lo describes lo más fácil es quejarse al jefe del jefe o al menos poner en su conocimiento lo que ocurre.

¿Alguien le ha dicho lo que has escrito? porque cuando alguien se obceca en algo es difícil que vea el camino sencillo de las cosas.

Casteee dijo...

Cuando estás mal por mucho que te digan no ve otra salida..., y bueno igualmente el no quiere comentarle nada al jefe del jefe de lo que ocurre por no quedar como un llorica y simplemente está cansado de la situación y quiere cambiar de aire, yo tampoco lo veo de ser tan cobarde, la verdad que la situación es para pensarselo, porque yo estoy en su situación y la verdad que no sé lo que haría.

Muchas gracias por la felicitación :-)

Besos guapa

Anónimo Conocido dijo...

Je, mi hermano ha estado hasta ayer en una situación similar. Su jefe es un cretino que se ha encargado de ahuyentar a cualquier empleado capaz (algunos tras varias bajas por depresión y todo, y alguno ha ganado una demanda contra la empresa por las maniobras de este elemento).

Mi hermano habló con instancias superiores para ver si le podían mover de grupo, pero su jefe le hizo bloqueos para que no se moviese (y mi hermano aguantando bullying del jefe). En su empresa no querían problemas con este tipo porque es un pieza, así que no lo movieron.

Total, se buscó otra cosa y cuando avisó de que se iba le han subido 6000€ y le han dado su propio grupo (al que se lleva a un compañero al que también tenían amargado, doble tanto), con perspectivas de hacerse con un puesto directivo en breve.

Y mi hermano no es especialmente echado para adelante o de los que se quejan hasta que está todo exactamente como creen que debe estar, es más bien todo lo contrario, se resigna con facilidad. Pero es que si te está amargando la vida un subnormal, el que se tiene que ir es el subnormal, no tú. No se trata de ser un quejica o andar todo el día dando por culo para conseguir lo que quieres, se trata de hacerse respetar. Un poco de amor propio.

Tanais dijo...

Es cierto lo que dices, no es el mejor momento para cambiar de empleo, espero que no se arrepienta en un futuro...una harla con el????

si, bwana dijo...

Me gustaría saber cuál es la empresa porque tengo a un primo buscando curro hace seis meses y lke vendría bien la plaza que deje libre ese señor.

YoMisma dijo...

Creo que por ahora todo se reduce en calentarme la cabeza y autocompadecerse.

Estoy totalmente segura que JefeDeJefe haría cualquier cosa por su bienestar, y que el hombre no tiene ni idea de nada.

De todas maneras si al final su valentía tira para un lado o para otro, yo se lo cuento si, bwana

Saludines,
YoMisma

Stanley Kowalski dijo...

Sabés la cantidad de Silenciosos que conozco? Cofrontar es más fuerte que ellos, prefieren huir a enfrentar los problemas. Nada que una buena terapia no pueda solucionar.

BESOTES Y BUENA SEMANA!

Martha dijo...

Fu...yo en este caso no sé qué decirte, porque es cierto que hay que luchar por uno mismo, pero llega un momento en necesitas salir corriendo por tu salud mental (que en muchos casos repercute en la física). A veces (que no digo que siempre) no está demás alejarse de lo que te está haciendo daño. No merece la pena, el mundo es muuuy grande. Y la felicidad de verdad, no la da el trabajo. Esa está fuera, y por esa es por la que hay que dejarse el pellejo.

En fin, me pillas en un momento sensible con estos temas...

Sea cual sea al final la decisión de silencioso, le deseo mucha suerte! ^^

1 besazo!