Necesito unas tijeras.

Estoy sola en casa, ParejaEstable se ha ido a jugar al ping-pong y me he quedado aquí, como dueña y señora de la casa, no tengo mucho más que hacer que mirar a ver si germinan de una vez los tomates, me he pasado por delante de un espejo y me he visto la cara, o lo que se puede intuir de ella, tengo el flequillo demasiado largo, en mi habitual locura, he decidido que la mejor solución es cortar por lo sano y dejarlo un poco más decente.

Voy a buscar las tijeras.

Las tijeras es de esas cosas que compartimos ParejaEstable y yo, cuando nos vinimos a vivir juntos cada uno se trajo las suyas, pero llegó Mascota y como más que un perro parece una oveja, decidí ceder las mías para labores de peluquería canina y apañarnos con las de ParejaEstable los dos.

La idea en un inicio es muy práctica, y ya parecía en exceso tener unas tijeras por cada uno de los componentes de la unidad familiar, en la práctica, nunca soy capaz de encontrar las dichosas tijeras, si está ParejaEstable se lo digo y remueve Roma con Santiago hasta que da con ellas, pero estoy sola, así que las tendré que buscar yo.

Empiezo por los lugares lógicos, los baños, mi mesita, la mesa del ordenador... Nada, no están, miro en sitios en los que no deberían estar, pero conociendo nuestro orden nadie pensaría que es una locura buscarlos por ahí también, nada. ¿Donde narices pueden estar? Vuelvo a buscar por los sitios en los que deberían estar, no soy muy buena buscando y hay veces en que las cosas están delante de mis narices y no consigo verlas. Nada.

Solo me quedan los cajones, en los mios, seguro que no están, al fin y al cabo las tijeras no son mías, ParejaEstable aún no se ha acostumbrado a dejarlas también a mi alcance, así que ni idea de donde pueden estar, empiezo a rebuscar entre sus cajones.

En los cajones que deberían estar, tampoco aparecen.

Podría dejarlo aquí, de todas maneras seguro que me hago un estropicio y si no las encuentro seguro que es una señal para no acabar totalmente trasquilada, pero ya es tarde, tengo que encontrarlas, voy a mirar al cajón de los calcetines de ParejaEstable, tampoco, sigo buscando entre sus cosas, a ver si por arte de magia aparecen.

Ahora lo recuerdo todo, a mi no me gusta buscar entre las cosas del resto de la humanidad, no me gusta saber lo que guardan y mucho menos enterarme de que son esas cosas, esta búsqueda se a vuelto peligrosa, he encontrado algo, algo que estaba escondido y fuera de mi alcance, algo que no debería haber encontrado ni saber de su existencia, algo que indudablemente lo cambia todo.

Y ahora... ¿Qué hago? ¿Recrimino y me descubro? Me callo, me mantengo en silencio y me oculto a mi misma la realidad... ¿Para siempre?

Saludines,
YoMisma

P.D: Solo es un relato! Por si no os habéis dado cuenta de la etiqueta :P

21 comentarios:

Eva dijo...

Bueno... eso pasa cuando rebuscas entre las cosas de los demás, así que ahora a apechugar :D

Yo dijo...

De callarte nada, de nada, tú con las pruebas en la mano dice: Y esto que significa? Jajajaaaaaaaa..
un besito

Jo Grass dijo...

Me hace mucha gracia la idea de las tijeras que siempre desaparecen. Yo tengo tijeras repartidas por toda la casa y cuando las necesito con urgencia no aparece ninguna; algún duende se ocupa de hacerlas desaparecer, jaja
Me ha encantado, lo de buscar en cajón ajeno nunca trae buen final.

besos

Jose dijo...

Me he sentido reflejado en eso de buscar algo que tienes frente a tus narices y no verlo... :p

En cuanto a lo de los cajones, pues eso, que no hya rebuscar donde no se debe!! De todos modos, yo creo que en esa situacion, habria que hablarlo. Ademas, no es que buscaras eso, si no otra cosa justificable y aparecio eso. E igualmente, podria haber una justificacion a que eso estuviera alli... ¿no?

Otoño dijo...

Pues mira. Yo me curo en salud y ni toco. Porque tengo en mente la película Love Actually cuando ella descubre el collar de corazón que luego su marido se lo da a la otra así que prefiero vivir en la ignorancia!
O peor, que sea un anillo de boda! Quita, quita...

M. dijo...

jajaja... menos mal que lo has dicho, porque en las etiquetas en principio no me fijo y creía primero estar asistiendo al estropicio de una imagen - el corte propio de flequillo, por experiencia nunca sale bien -, y luego presencia una ruptura en directo... menos mal que no ha sido el caso en ninguno de los dos sentidos!!! jejeje...

Besos!!

Laia... dijo...

Mejor buscar un cajón común, y dejar de mirar cosas.la ignorancia es la felicidad.

Casteee dijo...

Depende de la importancia que tenga lo que has encontrado te callas o hablas, a mi una vez me ocurrió una cosa parecia, encontré una cosa que no debería haberla encontrado y no me callé y la cagué, pero fué la mejor cagada :)

Porque no llamaste desde un principioa ParejaEstable para preguntarle si el sabía donde estaba las tijeras?

Besitos

Scarleth dijo...

Eso es horrible! Porque la intención es buscar unas tijeras y ¡zaz! encuentras algo que no esperabas...

yo por eso cierro mi cuarto con seguro :P

laquesigueaqui dijo...

Qué susto!! Ya estaba yo pensando qué sería lo que habías encontrado! Y rápidamente busco la etiqueta. Una gran escritora. Me alegro que no sea un caso real por el mal rato que te hubieras llevado.

Besos.

Yandros dijo...

¿Que es preferible vivir ignorante pero feliz o sabedora pero engañosamente feliz? Cruel decisión.
Yo nunca he creido que la felicidad esté en la ignorancia de la verdad, asi que una vez descubierto el pastel y con unas tijeras en otra mano... creo que así se encontró Lorena Bobbit jajajajaj

La Queli dijo...

Estas cosas pasan por mirar el título y pasar enseguida a leer el post.... caí como una tonta, ajjajaja. Vaya sustito, jamía. Buena historia e interesante reflexión.

Besucos.

X dijo...

Me ha gustado mucho y, lo que es mejor, me ha dado una idea. :-)

dintel dijo...

Un sitio para cara cosa, una cosa para cada sitio.

Inagotable dijo...

Sí que dan juego las dichosas tijeras, durante la lectura me has mantenido pensando ¿y dónde narices estarán? jajajaja.

A todo esto, hay quien opina que las parejas deben permanecer con un trocito de intimidad individual y hay quien dice que, o se comparte todo o nada.

YoMisma dijo...

Creo en la intimidad individual, todo no se puede contar, porque no está en nuestras manos revelar secretos de otros y porque necesitamos seguir siendo personas individuales por mucha pareja que tengamos, un sitio en nuestra casa para nosotros, aunque solo sea para guardar recortes de revistas.

Prefiero vivir en la ignorancia, no sería capaz de mentirme despues de descubrir algo.

Las tijeras al final, si que estaban justo delante de mis narices, en un sitio común y a las vistas, al menos mantengo el flequillo largo, menos mal que no las encontré. :P

Saludines,
YoMisma

maba dijo...

aunque no se busque cierta información siempre aparece alguna, sin pedirla, que ..

de primeras siempre habría preferido no haberlo sabido

y una vez que lo sé.. no sé como manejar la situación..además, siempre depende de qué se encuentre

besos

Girl From Lebanon dijo...

Hay cosas de primera necesidad que debefían tener un sitio fijo...como las tijeras...o el pegamento...que nunca se donde coño lo dejan...

bss!!!

paulana dijo...

Callarte?? De eso nadaaaa, cuando descubres algo que no te gusta, es mejor decirselo a la otra parte, si no, se va acumulando basurilla dentro de uno que al final explota por cualquier tontería.
A mi me pasa lo mismo nunca encuentro las tijeras, habrá que comprar las próximas con GPS.

Besos!

carmncitta dijo...

jajajajaja muy bueno, pasa a menudo eso de no encontrar algo importante, como cuando te llama alguien, te dice que apuntes y no hay manera de encontrar un boli que funcione

Tanais dijo...

Menos mal que solo es un relato...brrrrr....que sensación tan triste, enterarte de algo así de esa manera...yo sin dudas se lo diría...si fuera real digo ;)