Animales.

Engáñate, miéntete, di lo que quieras, pero al fin y al cabo solo somos eso, animales.

Animales domésticos y consentidos que han olvidado sus instintos diarios, animales que se creen no carnívoros por el simple echo de no acechar a su presa a la hora de la cena, al fin y al cavo el jamón york está tan extendido que ya ni si quiera se considera ser vivo.

Fue una parte de un ser vivo, o muchas partes de muchos seres vivos en algún momento, no te engañes, que no manches tus manos de sangre cada día, no te hace menos culpable de la muerte de ese pollo para saciar tu apetito.

Animales, que nos identificamos aún por el olor, como ellos, que en nuestra guarida estamos tranquilos y parecemos civilizados, que hemos olvidados nuestras raíces reales, lo que somos, ocultándonos en una absurda apariencia, sobre la que queremos transmitir que somos buenos, los mejores.

Cuando algo es malo, es inhumano, bonito concepto, el hombre es inhumano por naturaleza, la humanidad es lo que el compone, no un concepto del más alto grado de bondad. No se puede ser estos dos términos a la vez porque eso es totalmente contradictorio.

Toda nuestra historia se ha visto marcada por la sangre de nuestros hermanos, nuestros aliados y nuestros enemigos, llevamos toda nuestra existencia aniquilándonos los unos a los otros, esa es nuestra verdadera esencia, eso es lo que realmente hemos hecho, no sé porque tenemos que estar en una balanza distinta que el león que mata a un asustado ciervo para alimentar a su camada, el es un animal y nadie se lo discute, porque nosotros no podemos serlo igualmente.

Animales capaces de amar, de amar a su camada, eso lo hacen los animales también, que saben lo que es la lealtad, si hubieras estado conviviendo con esos seres vivos que crees que no la tienen, verías que la lealtad también es frecuente en ellos.

Que su amor no sea romántico y lleno de absurdos colores pastel, no hace que a la hora de la verdad lucharan con uñas y dientes por defender a su compañero.

Altos ideales, con la única ilusión de alabar todos nuestros defectos, con la idea de hacernos más importantes que el resto de los seres vivos con los que compartimos el Planeta, hacernos transcendentes, inolvidables y brillantes, formamos la humanidad, semi-dioses con cuerpo y huesos, pero con una mente poderosa que nos ilumina y magnifica. Capaces de realizar las mayores pruebas de amor, las más maravillosas obras, pero también los hacedores de los más tremendos horrores imaginables.

La tortura, creo que también es una de las cosas que nos diferencian de los animales.

Saludos,
YoMisma

15 comentarios:

si, bwana dijo...

Después de leído este magnífico post, he decidido hacerme vegetariano.

Andrea dijo...

Los animales son leales por instinto, desde luego creo que tienen más valores que los llamados humanos. Un abrazo, buen post :)

migue dijo...

los animales estuvieron mucho tiempo antes que nosotros en el mundo, si lo piensas....

¿de donde eres, chica misteriosa?

Equipo biofrutas dijo...

pues mi jamón york hoy me ha dicho benos días y me he dado cuenta de que era hora de sacarlo de la nevera y tirarlo. ¿Un mal día, Yomis?

Saludones
El equipo

didac dijo...

pues si por naturaleza torturamos .......cuesta de creer pero es asi !!

un abrazoo

Girlie dijo...

Al menos los animales actúan por instinto, pero el ser humano tiende mucho hacia el egoismo.

Gracias por tu visita.

Ha sido un placer leerte. Me ha gustado tu casita.

Un saludo.

Como te lo digo dijo...

Llevas toda la razón, los "animales" (en el sentido despectivo de bestias) somos los humanos. Nosotros matamos por matar, los animales matan lo necesario para sobrevivir y todo así.

Somos peores personas de lo que nos creemos, eso es indudable. Anda que no hay investigaciones de la psicología grupal que lo demuestra. Si te interesa, busca por ejemplo el experimento de Zimbardo sobre la carcel de Sandford. Es alucinante!

Un abrazo

YoMisma dijo...

Poquitín enfadada si que estoy.

Hay algunos comentarios que me sacan de mi, y como hay que ser políticamente correcta me toca callar.

Lo del "el experimento de Zimbardo" lo miro, a ver si me sorprende el ser humano.

Saludines,
YoMisma

alma máter dijo...

Es una pena que más que como animales, nos comportemos muchas veces como salvajes.. una pena.

Besos!

Inagotable dijo...

El ser humano sí, animales amaestrados para convivir cívicamente bajo un techo de una moralidad inventada y una hipocresía abrumadora.

Y me quedo con tu reflexión sobre que el hombre es inhumano por naturaleza, la verdad es que chocan los términos.

Yopopolin dijo...

adoro los animales... porque si, al fin y al cabo es lo que somos, asi que adoro a mis congeneres! jajaja

bsitos

dintel dijo...

Animales, sí y casi de cuatro patas...

Yandros dijo...

Yo no creo que seamos animales.
Los animales actúan coherentemente acorde con su naturaleza; el león mata para comer, por necesidad.
El ser humano mata sin consideración, sin esa consabidad "racionalidad" que tanto nos caracteriza. No necesitamos desollar pingüinos para no pasar frio, tenemos otros métodos, pero lo hacemos.
En cierto modo es irónico que nuestra forma de actuar sea incoherente con un ecosistema estable. Incoherente, irracional. Se supone que somos los unicos racionales del planeta.
No sé yo si es una virtud.
Un abrazo

S. dijo...

oí una frase...cuánto más conozco a la gente,más quiero a mi perro.

Lara dijo...

Y luego dicen que somos humanos.... ainssss... es algo que siempre he dudado ;)
Muuuuuacks!