Ya me he hecho mayor.

Para aguantar a subnormales enamorados de si mismos.

Para pretender estar con todo el mundo, solo me queda tiempo para “Los Selectos” e incluso ellos se sienten descuidados.

Para sacrificar mi paz y mi cordura más de un segundo, si no mereces la pena no es culpa mía.

De tratar agradar a Madre acompañándola a ese sitio a donde se empeña en ir todos los domingos, soy buena hija y suelo llevarla en coche y recogerla con Mascota dando un paseo, respeto es lo único que ofrezco los domingos.

Y puedo llorar ante la posibilidad de que desaparezcas de mi vida, que me abandones, que al final sí que puede ser que haya algo que nos separe, que los factores externos sean más poderosos que los que nos han unido toda la vida, lo he visto en otros, me engaño pensando que eso a nosotros no nos pasará que te perdonaré cualquier cosa, me aferro a ello para no morir de tristeza sólo por la duda.

Para querer introducir cambios grotescos en mi vida, que rompan todo lo que ya he esparcido por el suelo, me gusta este desorden ordenado que he convertido en mi hogar, todo el mundo es libre de pasar siempre que haya mandado un mail, el teléfono me parece ruidoso y ofensivo.

Soy demasiado joven para…

Abandonar la idea de que moriremos juntos rodeados de gatos, locos para el resto del mundo, si quieres perros, no me importa.

Creer que he perdido mis ideales y que lo que pensaba hace algunos años eran cosas de jóvenes.

Para reproducirme, Mascota sobrevive a mi lado porque tiene la responsabilidad que a mi me falta y entre las dos nos encargamos de su alimento y su higiene.

Dejar los videojuegos hoy y procurar tener mi casa más limpia, es posible que para algunas cosas nunca consiga la madurez de los años, hay días que noto como que la Responsabilidad puede ganarme, que podría hacerme una persona ordenada con más cosas que hacer, esos días me tiro al suelo y pataleo, no es lo suficiente sutil aún como para no darme cuenta.

Para dejar de alegrarme con chorradas absurdas que no entiendes, como que alguien me diga que no me pega para nada que haga guantes de lana sin dedos para el invierno.

Saludines,
YoMisma

6 comentarios:

dina dijo...

Vaya reflexión a golpe de lunes.....pero si soy sincera en lo general estoy bastante de acuerdo contigo, sobre todo en la parte de soy demasiado joven para....bueno a excepción de para reproducirme que eso ya lo he hecho y por partida doble!!!
Un saludo

Laia... dijo...

Amén.

M dijo...

Si es que a veces somos demasiado mayores y demasiado jóvenes a la vez. Siempre se es demasiado mayor para aguantar tonterías, eso sí. Un besazo y buen inicio de semana :)

Luchida dijo...

Me ha encantado tu reflexión. Desde luego me siento vieja-joven según el momento!

Kobal dijo...

Todos nos hacemos mayores con el paso del tiempo pero por desgracia siempre hay alguien que no está dispuesto a entenderlo.

Fiebre dijo...

Hazte mayor o joven según lo sientas tú, como te de la gana.
No sé porqué tenemos que cargarnos con responsabilidades que no tienen porqué pedirnos, ni intentar agradar a todo el mundo, - con no herirlos es suficiente.

Vive a tu modo.