Sobre Príncipes y Ranas

En la antigüedad los Príncipes era el más alto logro a la hora de cazar Marido, o Rey como lo quieras llamar, venían a salvarte del Dragón Malvado y ya a partir de ahí, surgía un amor ferviente que obligaba a los dos enamorados a vivir felices para toda la vida, la pregunta es… ¿Quién es la guapa que le pide que recoja la mesa a un tipo que ha arriesgado su vida, nada más y nada menos que por salvarte de un Dragón Malvado?

Realmente el hecho de salvarte de ese Dragón está sobre valorado, la realidad es que el Príncipe estaba totalmente aburrido en su castillo y de fiestas en la que su madre intentaba emparejarlo con alguna muchacha de la nobleza, a tal punto llegó su hastío que cuando se enteró que en alguna parte existía un Dragón Malvado, le faltó tiempo para coger la espada y salir a luchar, lo de encontrar a una Damisela Apurada fue un absoluto accidente, y que esta se enamorará de él y le prometiera descendencia(sexo) y un trono(dinero) vino como consecuencia directa.

Por qué está claro que cualquiera en su sano juicio, si tiene a una Hija en un Castillo Desolado vigilado por un Dragón Malvado, hará cualquier cosa para que la saquen de allí, cómo llegó a esa situación… depende de las versiones.

La vida del Príncipe volverá a ser exactamente igual que antes de ir a luchar con el Dragón Malvado, que bien pensado ahora echa un poquito de menos, otra vez nadie le pide que haga nada, ni ganas que tiene por otra parte, porque ya ha hecho el Gran Logro de su vida, y ya puede descansar.

Las Ranas molan, al no tener la destreza con la armas de un Príncipe, nunca encontrarán pareja por accidente una vez muerto el Dragón, ellas tienen que recurrir a la seducción, hay ranas que incluso han conseguido que Damiselas las besen, eso es totalmente un logro, han sido capaces de hacer que confíen en ellas y sobre todo han intercambiado más de tres palabras antes de que el Amor te enloquezca para siempre.

En el día a día actual, las Ranas son capaces de cazar las suficientes moscas como para alimenten a la Damisela y a ella misma, y sobre todo no han hecho un logro por el que recordarlas el resto de su vida y por el que venerarlas, es sin duda mucho mejor una Rana simpática con dotes de seducción, a la que puedes tratar como un igual, y por la que puedes sentir amor real, que un Príncipe aburrido de su vida que va por ahí salvándote la vida.

Solo hay que mirar alrededor, por mucho que nos quieran vender que los Príncipes molan, cada vez se ve a más Damiselas encantadas con sus respectivas Ranas, y Ranas que si las miras muchos ya casi eres capaz de percibir al Príncipe oculto, aunque al final lo que digamos no es “Esa Rana tiene que ser genial” sino “Cómo la tiene que tener para mantener a dicha Damisela a su lado”
Saludines,
YoMisma

14 comentarios:

M dijo...

Las Ranas son mucho mejores, dónde va a parar, aunque los Príncipes llaman la atención y además suelen ser más guapos, así que muchas veces eso confunde a las Damiselas (aunque no mucho tiempo). Un beso!

Luchida dijo...

jajaja pero qué cosas xD Es verdad, las ranas molan más!

Equipo biofrutas dijo...

qué razón tiene siempre, amiga Yomis; nosotros, como embajadores de Renacuajos por el Entendimiento, abogamos porque nos elijan a nosotros y nos hagan alegremente el cucutrash

maba dijo...

visto así.. mejor las ranas..

los príncipes son coñazo, porque además se creen tan perfectos y están tan mimados por sus madres.. que dan mal rollo
y sino que se lo pregunten a letizia o es leticia???

besos

dina dijo...

Estoy contigo 100%

Jose dijo...

Creo que deberias expandir este texto entre todas la mujers del mundo, a ver si se fijan mas y se dan cuenta de las ranitas que hay sueltas por los estanques...

Inagotable dijo...

Impecable reflexión, poco que añadir, salvo que a veces no es posible elegir entre príncipe y rana.

YoMisma dijo...

Inagotable creo que en algún momento tengo que hacer un tratado sobre la soledad... alias tranquilidad :)

Saludines,
YoMisma

Fiebre dijo...

Me has dejado absolutamente sin palabras.

Eso te dará una idea de lo que has "perpetrado" cara a una rajaora a la que le gusta hablar sin medida.

¡Ranas for president!

Coquí dijo...

al habla, "la rana" no por nada, si porque me llaman así, y de hecho, tengo coche y casa llenos de ranas... (me las regalan)

y oye... no te voy a decir, que no llevas razón, molan mas las ranas, si señora!!

La Marie Brasas dijo...

Buena reflexión... Si es que al final somos gilipollas, siempe buscando el principe, sin darnos cuenta que el principe es estupido y la ranita un encanto.

Por cierto que capacidad de redacción, calidad calidad wena noto en estos posts ;-)

Un saludo

http://sexandthemadriles.blogspot.com/

kurt dijo...

sí pero el dragón dará su vida por protegerla, mientras que la rana solo le da conversación y chistes fáciles

YoMisma dijo...

Me parto kurt ¿cómo que el Dragón? el Dragón se la quiere comer...

Creo que quieres decir que le Principe dará su vida por ella, pero hay que entender que el texto empieza diciendo que el Príncipe no sabía de la existencia de la Damisela hasta mucho despúes de que el Dragón muriera...

Saludines,
YoMisma

kurt dijo...

no el dragón nunca intentará comérsela, tan solo permanecerá a su lado hasta que el principe acabe con él.