Charla

Es una reunión rara, como la de alcohólicos anónimos, pero esta más bien debería llamarse, Crédulos Anónimos, Confiados Anónimos, o algo así.

Nos sentamos juntos y trato de hacerte entender porqué me duele tanto, tú en vez de llamarme cansina me dices que lo entiendes, que a ti te ha pasado exactamente lo mismo y no eres capaz de entenderlo tampoco.

El dolor es el mismo, la incredulidad es enorme, pero tus palabras me dan tranquilidad, no es un caso puntual, no soy la única.

Existe por un momento en mi cabeza la certeza de no ser culpable de nada, solo la víctima. Trato de conservar este sentimiento, estoy segura de que volverán a fallarme las fuerzas y será sobre tus palabras sobre las que construiré mi cordura.

Gracias.
YoMisma