La vejez no perdona

Ya me he hecho vieja, no hay duda, lo de que me llamarán Señora en el autobús los críos que van al cole lo consideraba anecdótico, al fin y al cabo voy tan bien vestida a la oficina que puede dar lugar a equívocos, que me siguieran llamando Señora con mis vaqueros rotos solo indica que aún hay jovenzuelos con buenos modales por el mundo y al fin y al cabo hay otras “Señoras” que se ofenden si no las tratan con respeto, así que bueno, puede pasar como simples formalidades o equívocos por humanos de menor edad que yo.

Pero ayer pasó lo imposible, un familiar, Resabidilla a partir de ahora, pretendió enseñarme a usar Internet!! Que tiemble la Tierra, que se abra el Cielo y los volcanes derramen su lava sobre la Humanidad! ¿Pero esto qué es?

Podría haber decidido que ella era joven y explicarle el motivo de mis acciones de un talante amable y conciliador, podría no haberle contestado aludiendo a esa ignorancia de la que me hacía responsable, podía no haberle dado importancia en resumidas cuentas, pero que Resabidilla viniera a mí, Oh! GranUsuaria de Internet y de Todos sus Bits a decirme que así no se hace… pudo más que mi talante, lo que implica sin duda alguna a que me estoy haciendo vieja, vieja y pelleja, así que haciendo alarde de mi edad y mis buenas maneras y con una gran cantidad de sarcasmo le contesté a Resabidilla, no sé si entendería la ironía de mis palabras y lo que me costó que no se me escapara un VeteALaMierdaNena, pero la cuestión es esa, ya se me ve tan vieja que generaciones más nuevas que la mía pretenden enseñarme el correcto uso de Internet, de aquí a realmente no entenderlo ya va un paso.

Saludines,
YoMisma

11 comentarios:

maba dijo...

estamos cruzando la frontera, las cosas como son..

y sí.. hasta ese punto nos hacemos mayores pero lo bueno de hacerse mayor es poder utilizar ironías, sarcasmos y hasta condescendencia

besos

Winnie0 dijo...

"saber hacerse mayor es un arte que no todos saben" Eso creo yo.... Un beso

si, bwana dijo...

C´est la vie!

Inagotable dijo...

¿Pero eso no es lo que hacen las personas mayores? Despreciar el conocimiento de generaciones más jóvenes con un "Yo ya conocía Internet cuando tú aun llevabas pañales" No has hecho más que confirmarlo xD

Rex dijo...

Creo que me has dado más miedo por culpa de la imagen adjunta del post. He hecho una visualización, y he pasado miedo.
Besines.

Jose dijo...

Tu no tienes vejez! Si acaso, experiencia mas que sobrada ;)

ISA dijo...

¡La vjez si perdona!, los que perdonan son los demás. A mi me ha pasado algo parecido con algunos de mis hijos, que encima son todos ya mayores e independientes.
Es cierto que el tema del ordenata ha veces he tenido que recurrir a alguno de ellos porque yo empecé a los 30 años y ellos han mamado las tecnologías desde que han nacido, eso hay que reconocerlo.
Pero si es cierto que, como poco, la gente joven tiene un comportamiento hacia sus "mayores" un poco displicente, por no decir algo más fuerte y es porque todavía no se han enterado de que más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Pero, la juventud, es una enfermedad que se cura con el tiempo, así que lo único es que hay que tener paciencia y no responder a las presuntas "provocaciones".

Yo dijo...

Tú tenías que haberle explicado lo que era ener un blog y seguidores, jeje

besos

Hormiga dijo...

jajajaja!!! es que las "señoras" no saben usar internet, es normal que le dieras lugar a la confusión y tratase de ayudarte! :p

Anónimo dijo...

Puuf, el otro día fui a comer a un restaurante mejicano. En la barra en lugar de sillas altas tiene un par de columpios y al salir fui corriendo a columpiarme un poco (si, hay cosas que no puedo evitar). Unas niñas se pusieron en el columpio de al lado y como no entraban todas me levante para dejarlas mi sitio a lo que una de ellas le dijo a otra "Corre, sientate que la SEÑORA MAYOR ya se ha ido".

Simplemente lamentable :)

Camomila dijo...

Hola!! me ha gustado mucho tu nueva entrada.

Por cierto, aprovecho para decirte que también puedes seguirme por twitter si quieres: @Camomila1

un besito