Silencio

Hablo por los codos, hay mil veces en las que he hablado de más. Tiendo a coger confianza antes de la cuenta y a partir de ahí ya estoy perdida, cuento, relato, y no me callo nada.

Llevo haciéndolo desde una tierna edad en al que se me ocurrió decir en voz en grito delante de toda la familia, intimidades sobre el físico de una prima mayor que yo, que tubo la desventura de desnudarse delante mio, recuerdo el trauma, recuerdo reprocharme haber tenido una boca tan grande y haber puesto en ridículo a mi prima, pero no he conseguido contenerlo, siempre es la misma sensación de intentar por todos los medios volver al pasado, solo un minuto y haber permanecido con la bocaza cerrada, pero aún no me inventado los saltos en el tiempo, aunque sean pequeños, y posiblemente si lo hubiera conseguido, ya sería un secreto a voces.

En el único sitio que he sido capaz de contener esta debilidad que me posee, es en el trabajo, aquí he conseguido una cosa que no pensaba que nunca pudiera hacer, disfrutar de los silencios incómodos, normalmente tiendo a sacar temas de debajo de las piedras para que la conversación fluya divertida, pero en el trabajo, cuando la gente calla yo me limito a darle vueltitas con la cucharilla al café, a jugar con la espumilla o a mirarme las uñas, no tengo inconveniente en tirarme así media hora si nadie se digna a sacar tema, porque me conozco, y en el momento que el silencio incómodo me incomoda, mi cabeza es como un bombo de la lotería, una mano “inocente” saca cualquier tema, sin pararse a cotejar si es acertado o no... y entonces estoy perdida.

Dicen que lo mejor es conocerse así mismo, utilizo este Silencio para profundizar en ello.

Saludines,
YoMisma

8 comentarios:

Winnie0 dijo...

Me lo has recordado: Más vale ser dueño de tus silencios que esclavo de tus palabras...Yo me lo digo a menudo. Besos

dina dijo...

Yo soy muy parlanchina y padezco un gran defecto, si no me explicas que algo es secreto y no se puede contar bajo ningún concepto, ten por seguro que acabaré contándolo....soy asi y no puedo(ni quiero) remediarlo, jeje

La Queli dijo...

Nos hemos juntado todas las parlanchinas???, porque veo que es un defecto general, juasjuas. Me voy a apuntar la frase de Winnie0, que es preciosa y muy sabia... a ver si así consigo contener esta bocaza mía.

Besucos.

Laque dijo...

Tienes suerte en saber controlarte en el trabajo. Yo también tengo una lengua de trapo que me jugó malas pasadas.

Besos.

Juan dijo...

En la vida es muy importante saber controlarse y saber como actuar en cada momento. Un besazo.

Inagotable dijo...

A mi me encantan los silencios como aquel que representan en Pulp Fiction. De todos modos hablar no es malo en si, ya que te dejas conocer, sino el tema que trates, que siendo como tú dices una ruleta rusa en vez de una lotería yo también tendría miedo xD.

Enhorabuena por ese paso hacia delante en el autocontrol :P

Kobal dijo...

En el trabajo sigue usándolo , nunca sabes quien te puede escuchar ;)

Jose dijo...

Pues yo como que soy al reves, que hay que sacarme las palabras con sacacorchos...

Y bueno, como todo, seguro que tampoco es bueno estar siempre callado. En el medio esta la virtud, que se dice, no?