Amor al Trabajo

Dentro de mi forma de ver las cosas, de sacar lo positivo de cada situación, no por ser más feliz, es por amargarme un poco menos.

Pues dentro de todo eso también tengo un hueco para Amar Mi Trabajo.

He comprobado que entre mis congéneres no es tan fácil practicar ese amor como me parece a mi, lo único que no me gusta de mi curro son los madrugones, por lo demás, llevo desde los 8 años delante de un ordenador, soy feliz delante de él, y aunque aún no he perdido vista ni creo que me haya salido ningún tumor, el hecho de que se produjera en mi alguno de estos síntomas no creo que pudiera despegarme de MiAmado, ya sería tarde, y total, me aburriría lo indecible hasta el final de los días.

He tenido la suerte de poder dedicarme a lo único que me entretiene, he tenido la ventaja de que mis capacidades físicas no influyeran para nada a la hora de realizar mi trabajo.

Si hubiera nacido en otra época hubiera sido costurera, porque Madre lo es y porque me garantiza un gran número de horas sentada, me gusta estar sentada, incluso más que tumbada, así que hubiera sido otro trabajo en el que me hubiera encontrado a gusto.

Para los no amantes, solo deciros que incluso en los matrimonios de conveniencia, con el pasar de los años, los cónyuges llegan a cogerse cierto cariño, al menos habría que enfocarlo así a la hora de amar nuestros trabajos. Porque si lo pensamos fríamente... ¿Cuántas relaciones más largas que esta o que duren hasta los sesenta y cinco años (como mínimo) pensáis que vais a tener?

Saludines,
YoMisma.

P.D: Tal vez leí en la edad justa Momo, y me enganché a su mejor amigo Beppo Barrendero, no lo sé, tal vez viva feliz en mi puesto en la colonia y me guste ser solamente una hormiga obrera, supongo que para alcanzar la felicidad cada uno se toma las cosas como le da la gana.

10 comentarios:

maba dijo...

a mi mi padre me dijo una vez "trabaja en lo que quieras, pero que te guste; porque vas a estar en el trabajo a lo largo de tu vida más tiempo que en tu casa o con tu familia"..

y me pasa como a ti, me gusta mi trabajo; pero antes que los madrugones yo lo que llevo fatal es la responsabilidad..sino la tuviera sería feliz (que lista soy, verdad??)

besos

Winnie0 dijo...

Yo también me sumo alos contentos con su trabajo y además es que hoy día...NO DEBEMOS quejarnos...es valioso tenerlo. besos

Martha dijo...

Bueeeeeenooooooooooo...

YoMisma dijo...

Martha que pasa? amos, amos, no me digas que te vas a cortar ahora y no me vas a decir lo que opinas?

Sabes que no voy a tomar ningún tipo de represalia :P

Saludines,
YoMisma

dintel dijo...

También amo mi trabajo y no me siento para nada dentro de ninguna colonia obrera.

M dijo...

Es una suerte ser capaz de amar el trabajo... ojalá más gente pudiera verlo como lo ves tú! Un beso :)

dina dijo...

En esta vida conformarse con lo q uno tiene es toda un hazaña q te permite ser feliz, enhorabuena por conseguirlo al menos con tu curro

Inagotable dijo...

Mientras no te conviertas en una workahólica, eso que tienes de ventaja.

si, bwana dijo...

¿Amar al trabajo? Bueno, cada uno practica su masoquismo como mejor le cuadra.

Jose dijo...

Bueno, amar no se si es la mejor palabra... pero yo puedo decir que me gusta.

Y la verdad es una suerte, porque tener que estar obligado haciendo algo que no soportas para salir adelante, tiene que ser el doble de duro.

Asi que si, somos afortunados... aunque tambien todo tiene sus ratillos, verdad?